top of page

 La acumulación de polvo y suciedad en los candiles y lámparas de techo puede reducir significativamente la cantidad de luz que emiten.

 

 Al mantener las lámparas limpias, se puede mejorar la eficiencia energética y reducir los costos de electricidad.

 

 La acumulación de polvo y suciedad puede hacer que se vean descuidados y menos atractivos. La limpieza regular mantiene su apariencia y contribuye a la estética.

 

 Es recomendable limpiar los candiles y lámparas de techo al menos cada tres meses.

 

 Una limpieza más profunda que incluye el cambio de alambres ya negros que sostienen cada uno de los pequeños cristales, lo que llamamos engarce,  además esto permite que los cristales de gran valor no se empiecen a desprender y romper.

 

 

reparacion de candiles

$7.000,00Precio
    bottom of page